Personaje apasionado: Elvis Presley

Hoy se cumplen 40 años del fallecimiento del que probablemente es la mayor estrella musical de todos los tiempos, el gran Elvis Presley, el rey del rock and roll.

Apodado con el sobrenombre de “Elvis, the Pelvis”, su aparición en la escena musical americana fue relativamente convulsa. Sus movimientos de piernas y caderas (luego imitados por Michael Jackson) encendían a las numerosas fans que se agolpaban en las giras que realizó en sus primeros años de carrera, en los años 50, algo que no gustaba a parte de la población estadounidense, anclada en el pasado, y que lo veía como un movimiento diabólico.

La carrera de Elvis se puede dividir en 3 épocas diferenciadas. La primera, con un joven Elvis enfundado en su icónica chaqueta dorada, fue la que le encumbró como símbolo del rock. Éxitos como “Hound Dog”, “Jailhouse Rock” o “Heartbreak Hotel”, entre otros, lo convirtieron rápidamente en una celebridad. Su descubridor, Sam Phillips, de Sun Records, todavía se revuelve en su tumba por vender a su chico de oro a la RCA por la irrisoria cifra de 25.000 dólares de la época. ¡El negocio del siglo!

via GIPHY
Cuando lo llamaron a filas y fue a Alemania a cumplir son su deber (fue un privilegiado y casi no tuvo que hacer nada durante su estancia en Friedberg) conoció a una chica de 14 años llamada Priscilla (hija de un coronel americano destinado en la misa base que él) quién, 7 años más tarde, se convertiría en la única mujer con la que se casó, con la que tuvo a su única hija, Lisa Marie.

Al volver a Estados Unidos, y ya con el Coronel Parker como mánager, firmó terribles y blindados contratos con diversas productoras, especialmente con Paramount, que le tuvo atado casi 10 años, enlazando una película tras otra, cada una más mala que la anterior (salvo tres o cuatro que se salvan de la quema).

via GIPHY

Tras casi una década dedicado al cine, vuelve a renacer con un espectacular show llamado “Comeback Special”, que se emitió en las Navidades de 1968. Volvía el Rey, enfundado en un traje de chaqueta y pantalón de cuero negro. Su imagen de antaño dio paso a un Elvis maduro, con sus ya icónicos monos de grandes solapas y patas de elefante. Sus más preciosas baladas datan de esos años.

Las numerosas giras y múltiples conciertos diarios en Las Vegas acabaron por agotarlo, y casi se sentía obligado a ingerir gran cantidad de pastillas recetadas por sus médicos de confianza. Las tomaba para dormir durante el día y para estar despierto por la noche. Empezó a tomarlas cuando vivió en Alemania y nunca dejó de recurrir a ellas. Esto, junto a su mal estilo de vida, acabaron por parar su desgastado corazón. Fue la madrugada del 16 de agosto de 1977. Su entierro ha sido el más multitudinario retransmitido nunca por televisión, superando incluso al de Diana de Gales. Lo que no ha muerto es su legado, ya que su música continúa viva entre sus seguidores y en los miles de festivales, conciertos y eventos de todo tipo que se llevan a cabo a lo largo del año en todas las partes del mundo.

via GIPHY

 

Y también…

Personaje apasionado: James Dean

Personaje apasionado: Bob Marley

nuevas_experiencias_descuento_728x220_din_01