Las 7 posturas sexuales del Kamasutra BDSM

Gracias al fenómeno de Cincuenta Sombras de Grey, la práctica del BDSM ha aumentado considerablemente sus seguidores. Se trata de una disciplina basada en la dominación y sumisión, combinando aspectos del sado masoquismo. Una afición sexual que podríamos encuadrar dentro de lo no convencional, aunque cada vez más parejas o personas solteras acuden a ella en busca de nuevas experiencias y fantasías.

Con el BDSM solemos asociar juguetes y otros artículos eróticos de dominación, pero también podemos practicarlo con algunas posturas sexuales concretas.

01.Hundida en placerHundida en placer

En esta postura, el hombre está esposado a la cama desde la cual puede observar como la mujer se masturba. La excitación saltará por los aires ya que él no podrá hacer nada por unirse al juego.

02.Total dominatrixTotal Dominatrix

En este caso, la mujer sigue teniendo el control. Domina la situación gracias al uso de una correa, con la cual controlará cada uno de los movimientos de la otra persona. Con una lencería sexy y unos tacones altos, quedará claro quien llevas las riendas.

03.Momento del azoteMomento del azote

Uno de los juguetes más usados por el BDSM son los látigos o fustas. Lo que normalmente se conocen como instrumentos de tortura, en esta práctica se convierten en una forma de dar placer. Se consigue rozando las partes erógenas del cuerpo, como senos o genitales, aumentando el ritmo a medida que la intensidad sea cada vez mayor.

04.La HallacaLa Hallaca

Estar atada puede convertirse en una de las fantasías más excitantes. Entra en juego de shibari el sentirse indefensa y vulnerable, por lo que la confianza en la otra persona es vital para alcanzar un mayor placer. Por eso es importante relajarse y ser plenamente conscientes de que estamos otorgando todo el control a la otra persona.

05.La dominanteLa Dominante

Si la experiencia como dominatrix ha sido más placentera de lo que esperabas, existen más alternativas para que des rienda suelta a tu imaginación. Solo te harán falta unas cuerdas, una silla resistente y a tu ‘víctima’. El poder será completamente tuyo, pudiendo aumentar la excitación desde con un baile hasta controlando el ritmo de la penetración.

06.Frio y calorFrío y calor

Si buscamos unos preliminares de lo más refrescante, podemos optar por la opción de los cubitos de hielo. Si los colocamos en distintas zonas erógenas como los labios, los pechos o el pene, el contraste de temperaturas puede hacer estallar la pasión entre los dos.

07. A sus piesA tus pies

La zona amada de muchos fetichistas. Besar los dedos, morderlos o incluso rozarlos contra tu propio cuerpo pueden marcar la diferencia. Una buena forma de comenzar es bajando por su cuerpo, desde los labios, cuello y pechos hasta llegar a los pies. Una vez allí, agarrar con decisión los tobillos y comenzar a deslizar los labios y lengua de la forma más sensual.